Resumen

Una comparación de los aspectos normativos, cualitativos y clínicos de los biosimilares de HBPM disponibles puede ser de utilidad para su selección y su adopción.

Título del artículo: Biosimilares de heparinas de bajo peso molecular: información de contexto relevante para el formulario de medicamentos.

Referencia: Brouwers JRBJ et al. Br J Clin Pharmacol 2019;85:2479–86. doi: 10.1111/bcp.2021.14081

Fecha de publicación: agosto de 2019

Fecha de publicación del resumen: agosto de 2021
Con al menos ocho heparinas de bajo peso molecular (HBPM) catalogadas y disponibles internacionalmente, ¿qué biosimilar de HBPM debería mantenerse en los formularios?

A pesar de que, en la actualidad, han sido sustituidas en gran medida en la praxis clínica por anticoagulantes orales de acción directa, las HBPM, como la enoxaparina, siguen siendo fármacos de elección para pacientes de cáncer con riesgo de tromboembolismo venoso y para la profilaxis durante el embarazo, y su prescripción sigue siendo habitual.

En EE. UU., los productos de HBPM continuadores se consideran como genéricos, mientras que en la UE se consideran biosimilares. El proceso de autorización de la EMA para nuevas aplicaciones de biosimilares de HBPM especifica diversos ensayos clínicos y no clínicos que deben realizarse; estos últimos incluyen comparaciones cualitativas, mientras que los clínicos constan, al menos, de un estudio farmacodinámico que analiza la actividad antifactor Xa y antifactor IIa (vigilancia de la terapia anticoagulante) y la liberación de inhibidor de la vía del factor tisular (TFPI) en voluntarios sanos. No es necesario un ensayo comparativo específico de eficacia, pero es obligatorio evaluar la seguridad y la inmunogenicidad en los pacientes. Al igual que ocurre con todos los biosimilares autorizados, se requiere un plan de gestión del riesgo y la farmacovigilancia en el marco del procedimiento de autorización de la EMA.

La mayoría de los productos de HBPM se preparan a partir de heparina no fraccionada derivada de la mucosa intestinal porcina, que se despolimeriza parcialmente hasta alcanzar el peso molecular requerido. El proceso de despolimerización puede lograrse a través de varios métodos, lo que provoca pequeñas diferencias estructurales entre los distintos genéricos o biosimilares de HBPM. Sin embargo, todos estos productos están autorizados para las mismas indicaciones.

Se han realizado tres estudios de biosimilitud para enoxaparina, y todos ellos concluyen que los productos son bioequivalentes. Además, la farmacovigilancia de los biosimilares de HBPM en la UE no ha generado ninguna alerta de seguridad.

Así pues, ¿qué HBPM deben mantenerse en los formularios? Un grupo de farmacéuticos clínicos e investigadores de la Universidad Queen’s de Belfast ha diseñado un modelo para tomar decisiones de incorporación a formularios bajo el acrónimo en inglés SOJA («sistema de análisis mediante juicio objetivado», www.sojaonline.com). El modelo proporciona un sistema de factores de ponderación críticos para que los votantes del comité farmacoterapéutico puedan evaluar cada producto disponible y otorgar la máxima puntuación recomendada para su inclusión. El sistema favorece los productos con ensayos analíticos modernos de impurezas, datos clínicos de fase III y disponibilidad de modos de dosificación profilácticos y terapéuticos, así como con un precio atractivo. Para la admisión de HBPM, este modelo ofrece un proceso sencillo y transparente que facilita la adopción de políticas.

Conclusión clave

Las HBPM se siguen prescribiendo de forma extendida a pacientes de cáncer que necesitan terapias anticoagulantes. Se ha establecido un novedoso modelo de sistema de análisis mediante juicio objetivado que proporciona un proceso transparente para la adopción de políticas encaminadas a decidir qué biosimilares de HBPM ofrecen la mejor relación coste-beneficio y deberían incorporarse a los formularios farmacéuticos.