Resumen

Las tendencias emergentes en el desarrollo de biosimilares vistas a través de la red reguladora de la UE pueden mejorar el acceso de los pacientes

Título del artículo: The EU regulatory network and emerging trends – a review of quality, safety, and clinical development programmes

Citación: Zuccarelli M et al. GaBI J 2021;10:83–99

Fecha de publicación: Marzo de 2021

Una evaluación de la experiencia reguladora para los biosimilares en la UE desde 2005 proporciona información interesante sobre el panorama cambiante de estos fármacos biotecnológicos.

El marco regulador de la UE para las solicitudes de autorización de comercialización (SAC) se basa en directrices, ampliamente emitidas por la EMA, que complementan las directivas legales de la Comisión Europea. Durante 20 años, este marco regulador ha estimulado un aumento constante en el número de SAC para biosimilares en el campo de las enfermedades crónicas, debilitantes y potencialmente mortales.

Las directrices de la EMA son «documentos vivos» y se revisan y publican nuevas ediciones a lo largo del tiempo. Ha surgido una tendencia hacia un menor énfasis en los ensayos confirmatorios de eficacia clínica y una mayor aceptación de la evidencia procedente de ensayos fisicoquímicos de similitud, lo que sugiere que el conocimiento y la experiencia acumulados con los biosimilares ha disminuido gradualmente las exigencias para recopilar datos considerados innecesariamente repetitivos. Se ha observado un cambio de tendencia hacia la confianza en la evidencia de los datos no clínicos in vivo y el uso de marcadores farmacodinámicos como criterios de valoración indirectos de la eficacia clínica. Para productos altamente caracterizados, como los biosimilares de pegfilgrastim con autorización de comercialización concedida en 2018, no se requirieron ensayos clínicos en fase III; en estos productos, la biosimilitud se determinó en voluntarios sanos en función de los valores de recuentos absolutos de neutrófilos.

La extrapolación de indicaciones se puede llevar a cabo de manera justificada si se obtienen datos de seguridad, inmunogenicidad y similitud FC/FD comparables del biosimilar. Por ejemplo, para algunos biosimilares se ha limitado la extrapolación de las indicaciones si hay incertidumbre sobre sus efectos beneficiosos. Estos biosimilares pueden obtener una autorización sujeta a seguimiento adicional en el plan de gestión de riesgos durante el ciclo de vida de los productos.

EudraVigilance notifica los acontecimientos adversos asociados a un biosimilar durante la fase posterior a la comercialización y compara estos con los observados para el producto original antes del lanzamiento del biosimilar. De los 144 acontecimientos desproporcionadamente notificados, 18 se presentaron exclusivamente antes de la aprobación, 84 se presentaron antes y después de la aprobación y 42 exclusivamente en fase posterior a la aprobación, de los cuales 9 eran notificaciones no esperadas. El análisis de la causalidad de las «señales» consideradas lo suficientemente graves como para justificar una exploración adicional no llevó a ninguna nueva preocupación de seguridad relacionada con los biosimilares.

Siguiendo esta experiencia reguladora de aprobación de biosimilares, se están actualizando las directrices. La racionalización de los programas de desarrollo no ha tenido un efecto destacable en la sólida calidad, seguridad y eficacia de los nuevos biosimilares aprobados. Las vías de aprobación más rápidas dentro del marco de la UE implican un acceso más rápido a los fármacos para los pacientes.

Conclusiones clave

Los documentos del marco regulador de la EMA evolucionan continuamente con el tiempo, proporcionando el proceso más actualizado para la aprobación de biosimilares. Con el tiempo, las vías de aprobación se han simplificado, lo que implica un acceso más rápido de los pacientes a los productos biosimilares.