Resumen

Los biosimilares tienen la capacidad de reducir los costes asociados al trasplante de células madre en la atención relacionada con oncología y hematología

Título del artículo: Worldwide Network for Blood and Marrow Transplantation (WBMT) perspective: the role of biosimilars in hematopoietic cell transplant: current opportunities and challenges in low- and lower-middle income countries

Citación: Muhsen IN et al. Bone Marrow Transplant 2020;55:698–707

Fecha de publicación: Septiembre de 2019

El trasplante de células hematopoyéticas (TCH) es una modalidad cara y el desarrollo de un programa de trasplante resulta especialmente desafiante para los países en vías de desarrollo.

En el caso de los pacientes de oncología y hematología, incluidos aquellos que requieren un trasplante de células hematopoyéticas (TCH), es sabido que los altos gastos relacionados con la medicación (principalmente antibióticos y productos biológicos derivados de factores de crecimiento) dificultan el acceso a la atención médica a nivel mundial. La caducidad de las patentes de los productos biológicos puede permitir que los biosimilares entren en los mercados de fármacos, ayudando, de este modo, a reducir los altos costes asociados a estas terapias.

Los biosimilares son versiones químicamente similares de los productos biológicos de referencia sin diferencias clínicamente significativas. Su autorización reglamentaria se otorga basándose en estudios analíticos de validación y ensayos clínicos y preclínicos, que generalmente implican un estudio comparativo aleatorizado en fase III en comparación con el producto biológico original.

La Red Mundial para el Trasplante de Sangre y Médula Ósea (Worldwide Network for Blood and Marrow Transplantation, WBMT) ha informado de que, a pesar de haberse observado uno los aumentos recientes más altos en la actividad de TCH, solo el 2 % de los equipos de trasplante operan en países con bajos ingresos, como en las regiones del Mediterráneo Oriental y África. En Latinoamérica se observa una frecuencia 20 a 40 veces menor de TCH en comparación con Europa y América del Norte, y esta limitación se debe probablemente a la falta de fondos. Estos resultados subrayan la necesidad urgente de implementar estrategias eficaces para recortar los costes de los TCH en los países con recursos limitados.

Entre los biosimilares utilizados en el campo de los TCH se incluyen factores estimulantes de colonias de granulocitos (G-CSF) para la movilización de las células madre, rituximab para prevenir la enfermedad injerto contra huésped (EICH), y, posiblemente, infliximab y etanercept en la EICH pediátrica. En un metaanálisis de estudios publicados, la mayoría de ellos no mostraron diferencias significativas en la eficacia entre el biosimilar y el producto biológico original, y cuando se incluyó el análisis del coste se observaron reducciones para los biosimilares.

Conclusiones clave

Se ha demostrado que los biosimilares reducen considerablemente los costes en los países en vías de desarrollo. Se ha previsto que en 2024 el uso de biosimilares de G-CSF y antineoplásicos de lugar a una reducción de los costes del 10 %. La mayor parte de la responsabilidad de crear conciencia sobre los biosimilares recae en los gobiernos, los organismos reguladores y las sociedades locales. Centrarse en los beneficios de los biosimilares es un objetivo importante para las organizaciones profesionales especializadas en el TCH, especialmente para la educación de profesionales en países pobres.